La hermandad de hierro: Lazos de acero (14)

La primera acción de Eidan fue correr en el sentido opuesto de donde se encontraba Alice con la esperanza de ganar tiempo o esconderse de ella, pero eso pronto probó ser un movimiento equivocado ya que Alice desató una cortina de proyectiles de hielo, los cuales atravesaron los troncos de los árboles cercanos.

-¡Aaagh!- Gritó Eidan. Uno de los proyectiles había rasgado parte de su pierna izquierda.

Para su suerte esto no le impedía seguir moviéndose por lo que continuó con su retirada hacia una parte más densa del bosque.

-Correr no te servirá de nada Eidan- Dijo Alice mientras se movía a través del bosque congelando el suelo a su paso.

Eidan, aún agitado por la situación decidió esconderse detrás de una roca con la esperanza de que el próximo ataque no viniera por la parte que dejaba descubierta esta.

No se escuchó ningún tipo de ruido o movimiento en el bosque durante unos minutos, pero la incertidumbre de Eidan con respecto a su seguridad aumentaba.

Como el ojo de un huracán las cosas parecían calmadas y el peligro inminente podía sentirse en el ambiente.

Los rayos del sol que apenas entraban entre las hojas de los árboles comenzaron a desaparecer y el olor a lluvia inundó el bosque. Pocos segundos después comenzó a llover a cantaros.

-¿Lluvia? ¿Acaso no estaba perfectamente libre de nubes el cielo hace unos minutos?- Pensó Eidan mientras se preguntaba que sucedía.

El brazo derecho de Eidan comenzó a emitir un brillo azul y con ello la sensación de ardor volvió a él. Inmediatamente supo que el clima era obra de la magia de Alice.

-Está brillando con más fuerza que las veces anteriores…me pregunto si eso significa que Alice está preparando algo grande… ¡Gah! ¡Tengo que hacer algo rápido si no quiero terminar en un bloque de hielo!- Pensó Eidan mientras se apoyaba en la piedra buscando señales de Alice.

El pedazo de la roca en la que se estaba apoyando Eidan se desprendió y su cara fue a dar al suelo.

-¿Qué demonios?- Pensó Eidan al ver que aún tenía un pedazo de la roca en su mano derecha.

Por un momento Eidan sintió que algo raro pasaba con su brazo mecánico.

-¿Qué significa esto? No es posible que una persona normal pueda hacer esto…- Pensó Eidan mientras apoyaba el brazo derecho nuevamente sobre la roca.

Esta vez la roca quedó intacta.

-¿Habrá estado debilitada esa parte de la roca?- Pensó Eidan.

Mientras Eidan se preguntaba que acababa de suceder, notó que el cielo se había despejado.

-¡Eidan Mist!- El grito de Alice se escuchó en todo el bosque.

-¡El propósito de esta actividad era llevarte al límite usando tu temor a la muerte como un iniciador! ¡Si quieres sobrevivir los próximos 5 minutos te recomiendo que comiences a mostrar tus habilidades ahora!-

La ansiedad y el miedo en Eidan comenzaron a crecer nuevamente. No tenía visión de Alice pero era obvio que ella sí de él.

Eidan vió como el agua que había caído por la lluvia de hace unos minutos comenzaba a flotar levemente. El agua encima de él comenzó a evaporarse y a formar gotas de agua en el aire también.

-¿Qué está hacien- Eidan no terminó de formularse la pregunta, la temperatura del bosque había comenzado a bajar rápidamente y Eidan recordó la batalla de Alice contra Arnest.

El agua que estaba flotando en el aire comenzó a congelarse lentamente confirmando las sospechas de Eidan.

-¡Necesito esconderme! ¿Pero dónde? Toda esta zona está cubierta de agua…- Pensó Eidan mientras observaba el agua congelarse.

En ese momento el brazo derecho de Eidan comenzó a brillar nuevamente. El tiempo se le estaba acabando y tenía que actuar rápido.

-¡Al diablo con todo!- Gritó Eidan golpeando la roca con su brazo mecánico ocasionando que todo su brazo penetrara en ella.

-¡Gaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh!- Con toda su fuerza Eidan desprendió un pedazo gigantesco de la roca, dejando un hueco lo suficientemente grande como para albergar una persona, el cual ocupó él.


Un segundo después de que Eidan entrara a la cueva improvisada el agua congelada en el aire estalló, liberando una masiva cantidad de pedazos de hielo a velocidades extremadamente altas.

Comentarios

Entradas populares